Los sistemas operativos cambian pero iOS, permanece

iOS 6 llegó hace poco a nuestros dispositivos, trayendo consigo controversias, fallos, actualizaciones prematuras y alguna que otra carta de disculpa. ¿Qué ha pasado con el sistema operativo más avanzado del mundo? Un vídeo nos muestra un interesante concepto y nos abre de nuevo, ante nosotros, el debate. ¿Se ha quedado estancado? ¿Necesita mejorar?

Si volvemos la vista hacia atrás, veremos con claridad el día en el que cambió todo. Steve Jobs, en 2007, nos presentaba la primera versión de iOS -en aquellos días, iPhone OS-. Nos enseñó la forma de navegar por aquella pantalla táctil, y nos mostró sus reconocibles iconos. Nos mostró gestos revolucionarios y movimientos que se han convertido en costumbre para millones de consumidores y usuarios, y nos ayudó a comprender que el futuro pasaría por la palma de los clientes, y en concreto, por sus teléfonos. Más tarde llegaría la App Store y su tienda digital de aplicaciones, el iPad -que aportó una nueva forma de ver el ecosistema iOS- y las diferentes versiones del sistema operativo, que añadían o transformaban lo justo el entorno para convertirlo en novedad año tras año.

Pero llegó iOS 6, un sistema igual de válido, estable y eficiente, pero que no parece haber encandilado a la mayoría de los fieles seguidores y usuarios de la manzana, y que tras varios problemas derivados de la deficiente aplicación oficial Mapas, sigue envuelto en polémica. ¿Es iOS 6 una versión cómoda, fácil y ramplona? ¿Se ha quedado estancado iOS tras años de mejoras en la misma dirección? Es muy probable. Y de hecho, podríamos decir que es bastante lógico. Si echamos la vista hacia atrás, veremos como iOS ha ido cambiando notablemente en algunos de sus aspectos. Sus menús han mantenido cierto coherencia y cohesión, pero las posibilidades de la actual versión -sobre todo si las comparamos con las primeras tres grandes revisiones-, son infinitamente superiores a las vistas hace tres o cuatro años. Podemos cortar, copiar y pegar, acceder a nuestras fotos en iCloud, enviar mensajes entre dispositivos de Apple con iMensajes, escuchar música con una mejor interfaz o recibir notificaciones y alertas de cualquier aplicación de una manera ordenada, eficaz y fácil de entender gracias a Centro de Notificaciones.

iOS 6, en cierta medida, ha aprovechado la incuestionable y lógica inercia de iOS 5 y sus grandes cambios. Pero los tiempos cambian, y los dispositivos, también. No es ninguna tontería pensar que, tras el iPhone 5 y su enorme pantalla, se decidiera añadir características nuevas o interesantes, que la aprovecharan. Apple ha pensado en el espacio, claramente, pero no en el diseño de diferentes aspectos que podrían facilitar y añadir nuevas opciones y posibilidades a la interfaz del terminal. En este punto hay que entender, no obstante, la naturaleza impertérrita de iOS, así como sus propias reglas. No se puede traspasar, así como así, la complejidad de sistemas como OS X o Android -salvando las distancias- a iOS, ya que, pese a que las influencias de ambos -sí, de ambos-, son más que evidentes, Apple no está dispuesta a sacrificar fluidez o sencillez por opciones. No agradaría al público que busca la facilidad de iOS en un iPhone o un iPad. El concepto con el que abríamos la entrada, nos muestra la posibilidad de adaptar los iconos a la pantalla del iPhone 5, cambiando tamaño y forma, abriendo la puerta a los widgets personalizados -vistos en Android o en Windows Phone 8-. Así, aunque se rompe la estética principal de la home screen de iOS, se consigue personalizar y aprovechar la enorme pantalla del nuevo terminal, así como amoldarla a las necesidades del cliente o usuario final.

Y no es el único ejemplo. En internet puedes encontrar cientos de conceptos y pequeños cambios en la interfaz actual de iOS, que pueden vislumbrar ciertos aspectos de hacia donde pueden ir los tiros en el futuro. Además, hay que contar con una nueva premisa con la que antes, no contábamos: Scott Forstall, el principal artífice y cabeza visible de iOS durante años, ha dejado su puesto. Jonathan Ive, el padre las criaturas de cristal, aluminio y pantalla que veneramos y usamos a diario, toma su relevo. No hace falta ser muy avispado para entender que ambos se llevaban bastante mal con continuas tiranteces, sobre todo en cuestiones de diseño de interfaces -Scott era un fiel defensor de las interfaces y aplicaciones con aspecto real y parecido al de sus referencias en la vida real, mientras que Jonathan Ive abogaba por todo lo contrario-, llegando a chocar por casi cualquier tema y a separar sus grupos de trabajo para evitar males mayores dentro de Apple. Así, entra la nueva condición: un posible cambio de iOS, que lo haga más coherente con los propios productos que lo albergan en su interior. El diseño de iOS podría cambiar, mutar o evolucionar -escoged el adjetivo que prefiráis- hacia algo completamente diferente -o no- a lo visto hasta ahora.

El tiempo nos dirá, pero iOS, conservando sus credenciales en mayor o menor medida, necesita evolucionar y dar un salto hacia adelante. Ya no es la única opción en el mercado, y su aspecto diferenciador con respecto a la competencia, se empieza a evaporar. Esperemos que este artículo, pasados unos meses, se quede arcaico, antiguo y completamente desactualizado. Sería una buena noticia para todos los usuarios y fieles seguidores de la manzana, y significaría, que una vez más, en Cupertino han cumplido con su papel.

Alberto González

2 pensamientos en “Los sistemas operativos cambian pero iOS, permanece

  1. 100% de acuerdo con el artículo.

    iOS es un sistema excelente, muy completo e intuitivo (quizá algo hermético… como lo son todos los productos de Apple, nada nuevo bajo el sol), pero da la sensación de que desde Cupertino se han dormido en los laureles de su propio éxito.

    Personalmente no pido widgets ni demás virguerías, pero sí una evolución palpable no solo del sistema, sino también del iPhone. Ha llegado un momento en el que “pensar diferente” ya no funciona ante la abrumadora competencia, y espero que la salida de Scott Forstall y el –más que interesante— aumento de poder de Jony Ive sea el primer paso al respecto.

  2. ¿Nunca habéis pensado que la perfección es el final de algo que realiza correctamente las tareas necesarias sin error en espacio, tiempo y ejecución cumpliendo su objetivo principal? ¿Significa que iOS a llegado a tal extremo? La respuesta es NO, quizás haya llegado al punto de necesidad y de demanda que hoy necesitamos, quizás sea una breve pausa y por ello son pocas las mejoras que a simple vista se aprecian.
    A mi juicio IOS es o debería ser un siervo, un mayordomo de los avances de hadware, ese es su limite y con el principio de simplificar las tareas cuanto mas mejor para facilitar la vida de los usuarios en el menor tiempo posible, sin perder la eficiencia de su ejecución.
    Quizá estemos esperando una evolución mas rápida y cambios bruscos, pero nos hemos preguntado a nosotros mismos ¿que es lo que necesitamos que no nos aporten ahora?dejemos que investiguen y demosles tiempo para que aparezcan nuevas necesidades, seguro que no dejaran de sorprendernos.
    Aprovechare para pedir que mejorasen un aspecto muy importante, la compatibilidad con los software, he tenido algún problema que otro, el problema esta en el avance y actualización individual de cada uno de ellos, eso es lo que yo creo que crea esas incompatibilidades. Desde aquí espero que los igenieros escuchen “la voz del pueblo”
    Por ultimo decir que para mi,Apple es increiblemente perfecto, mas que nada los acabados de materiales y los detalles que ellos muestran, del marketing ya ni cuento, no olvidare la textura y la impresión que recibí al abrir la caja de mi Mackbook pro, elegancia, detalles, calidad y clase en “un solo paquete”
    Un saludo y gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>