[Dos en un garaje] La primera víctima y el cuerpo del delito: HP y los tablets

Esta semana hemos asistido a dos importantes noticias: el velado funeral de una de las empresas más importantes del mundo (HP deja de fabricar teléfonos móviles y tablets con webOS) y la compra de Motorola por parte de Google. ¿Qué significa esto? Pues que la guerra por el mercado Post-PC, acaba de empezar.

La competencia es sana. Pero dura para las compañías. Un mal posicionamiento de tu producto, un mal diseño o la aparición de algo mejor al poco tiempo, pueden acabar con todas tus esperanzas de triunfar. Da igual el mercado en el que se compita, el público y el cliente, la mayoría de las veces, es soberano, y actúa como reclamador y dador de justicia. Pero si bien es cierto que esa máxima se extiende a casi cualquier segmento de negocio, en el plano tecnológico, el ritmo es aún más cruento. La batalla librada por varias compañías por el goloso y revitalizado mundo de los smartphones y los tablets es realmente atroz. Pocas empresas son las que pueden resistir el envite de las más grandes del sector, como Samsung, LG o Apple. Con titanes así, no se perdonan los deslices. Un fallo, y estás fuera del ring. HP, el gigante de la informática, y la misma empresa que en su día dio trabajo a Steve Jobs (uno de sus primeros trabajos de verano fue en el famoso Campus de HP en Cupertino), ha dejado de fabricar sus soluciones de teléfonos móviles y tablets ante las bajas previsiones y ventas de ambas ramas. HP llegó a comprar Palm el año pasado, para así dar rienda suelta al sistema operativo webOS en sus futuros productos. Algo que parecía un buen movimiento, y que en la práctica, ha acabado con una empresa con pérdidas, que debe afrontar su nuevo rumbo en un mundo Post-PC, que reclama nuevas soluciones y alternativas.

Apple, en cierta manera, comenzó dando el primer golpe. Es algo que hemos repetido aquí muchas veces. Podemos estar de acuerdo en que desde Cupertino, no se inventó el teléfono móvil inteligente, pero sí podemos sacar en claro que desde las oficinas de Steve Jobs, se reinventó por completo el concepto que hasta entonces, se encontraba en nuestros bolsillos. El iPhone en 2007, cambió el rumbo del mercado, que hasta entonces era dominado por Nokia a nivel de hardware y Windows en cuanto a software en sus diferentes versiones. Stylus, teclados físicos, pantallas minúsculas…Todo quedó borrado de un plumazo con el terminal de Apple, que marcó una tendencia que sigue hasta nuestros días. Cuando Apple anunció su iPhone, el mercado se reestructuró, cambiando diseños, prestaciones e ideas de una manera constante en pos de un acercamiento a las premisas por Apple mostradas. A día de hoy, los teléfonos móviles tienen todos un aspecto similar, así como unas prestaciones base idénticas, en parte, gracias a Apple. Hay diferentes opciones, unas mejores, otras peores, pero es indudable que el ritmo marcado por la empresa de la manzana, caló hondo en un mercado que parecía condenado a un estancamiento duradero.

Solo tenéis que echar un vistazo a los móviles con Android antes del iPhone y al aspecto que lucen ahora. Ante un mercado segmentado, donde podemos encontrar decenas de alternativas y smartphones distintos, Google parece haber tomado nota de los movimientos y la filosofía de Apple, y ha acabado adquiriendo a Motorola en una maniobra que a muchos, a cogido por sorpresa. ¿Qué puede significar esto? A primera vista, un interesante nuevo rumbo de cara al control de los productos y gadgets de Motorola con sistemas operativos Android, que contarían con la supervisión directa de Google. Es decir, veríamos dispositivos diseñados y pensados para sacarle al máximo el rendimiento a cualquier línea de código posible, al estilo de lo que hace Apple con sus equipos. Controlar todo el proceso. De la A, a la Z. Esto podría traer consecuencias beneficiosas para Google, como una presumible menor división del mercado (Android cuenta con decenas de versiones diferentes, así como cientos de dispositivos diversos, cada uno de su padre y de su madre), pero podría acarrear ciertos problemas con sus, hasta ahora, compañeros de viaje. ¿Qué opinarán Samsung, LG o Sony de este movimiento? ¿Estarán de acuerdo con que Google saque sus propios “productos oficiales” por encima de sus alternativas? Eso, aún queda por ver. El ecosistema de los smartphone avanza irremediablemente hacia una nueva etapa.

El cuerpo del delito, el HP TouchPad

Pero si tuviéramos que elegir el producto a nivel de hardware que definirá una generación, ese es, sin lugar a dudas, el iPad. Apple reconoció en su momento, trabajar en el iPad antes que en el mismo iPhone, siendo este último un concepto reciclado y adaptado de su hermano mayor. Y el trabajo detrás de una idea así, se nota. El iPad es un dispositivo trabajado, diseñado y pensado a conciencia en su totalidad, demostrando ser uno de los mejores gadgets de la historia reciente de la humanidad. La salida del iPad, revitalizó un mercado casi desaparecido como el de los tablets, olvidados y defenestrados, y que hasta la fecha, eran meros trozos de plástico que usaban Windows de manera un tanto ortopédica y desastrosa. La actual llegada de cientos de tablets con sistemas operativos, denota el éxito de estos sistemas y productos. Pero, ¿que hay de cierto en eso de que hay un mercado que reclama tablets?

Parece ser que no es oro todo lo que reluce. El mercado sí reclama tablets. Quiere dispositivos de fácil uso, polivalentes y completos. Quieren sustitutos reales para sus portátiles. Pero no quieren cualquier tablet. Quieren iPads. No recuerdo donde, creo que en Twitter, alcancé a leer una frase que definió este asunto de una forma muy acertada: “el público no quiere tablets. Eso es una maniobra de marketing. Quieren iPads.” Y es que, aunque las empresas del sector parecen empeñadas en sacar sus propias versiones de un producto que está de moda, ninguna piensa más allá. webOS puede ser un sistema operativo más práctico que Android, incluso más eficiente, pero si no se rodea de un buen dispositivo o un diseño a la altura, no se va a ningún lado. Todas las alternativas, casi en su totalidad, son meras copias del producto original de Apple. Y eso, aparte de traer consecuencias legales (justificadas o no), también pueden acabar con más de una empresa en la ruina. Samsung está viendo como su producto Galaxy Tab 10.1 se paraliza en las aduanas de toda la Unión Europea día sí, y día también (cosa que tampoco importa mucho, pues sus previsiones de ventas tampoco son para tirar cohetes), Motorola, ha experimentado en sus carnes el fracaso de la Xoom, que podría ser retirada del mercado al poco tiempo. Y bueno, RIM planea regalar su Playbook a las empresas.

Con este particular panorama, HP ha resultado ser la primera víctima en una batalla feroz por el mercado de los tablets. Mercado, que aunque parece gozar aparentemente de una salud fuerte, es una verdadera trampa mortal. ¿El cuerpo del delito? De momento, el TouchPad. Quién sabe si habrá más pronto entre toda esa argamasa de copias que podemos encontrar en los comercios. Realmente, da para una historia de Hollywood. De las buenas. ¿El título? “HP y Las Reliquias de la Muerte”. Clavado. Como la predicción que hizo Jobs al principio de la presentación del iPad 2, a comienzos de año.

Alberto González

 

3 pensamientos en “[Dos en un garaje] La primera víctima y el cuerpo del delito: HP y los tablets

  1. Pingback: webOS podría acabar como software web licenciado para el iPad | Apple Adictos

  2. Pingback: Amazon estaría preparando tablets con Android mucho más baratos que el iPad | Apple Adictos

  3. Pingback: HP y su CEO dan por perdida la guerra contra Apple durante 2012 | Apple Adictos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>