Analizamos el iPad 2: Pasamos un fin de semana con la última creación de Apple

Para muchos Apple Adictos como nosotros, el pasado viernes 25 de marzo fue uno de esos días para recordar: por fin se ponía a la venta en España –y en gran parte del mundo– la nueva tableta de Cupertino, el esperado iPad 2 que ya llegó a las tiendas de Estados Unidos el 11 de marzo. Como no tuvimos la oportunidad de probar la segunda generación del iPad en la conferencia que se organizó en Londres con motivo de la keynote en la que se presentó el dispositivo, nos armamos de paciencia y decidimos hacer cola junto al resto de mortales para hacernos con él.

Después de pasar varias horas de pie e interminable espera, a las cinco de la tarde llegó el momento que todos esperábamos. En mi caso, fui a Fnac El Triangle de Barcelona para adquirir el iPad 2, centro que hizo gala de una notable organización para la venta al público de la última creación de Apple al controlar con eficacia a más de 150 personas que querían llevarse su iPad a casa. Afortunadamente, fui de los primeros en llegar y no tuve ningún problema en hacerme con la versión Wi-Fi del dispositivo, con 32 GB de capacidad y en color negro. He pasado un fin de semana con él y este va a ser mi análisis.

El ansia por tenerlo entre mis manos hizo mella en mí, y desempaqueté el iPad 2 en la misma Fnac donde lo compré, sin grabar en vídeo ni fotografiar el ritual como sí han hecho otros usuarios. El primer contacto con la tableta fue sorprendente, al estar acostumbrado a tratar el primer iPad que no poseo, pero sí probé en infinidad de ocasiones en unidades de exposición que suelen tener los centros comerciales.

Mis manos enseguida notaron lo increíblemente fino que resulta el dispositivo, característica vendida hasta la saciedad por Apple que sin embargo queda como una mera anécdota al sujetarlo y comprobar que se ha vuelto aún más ergonómico que antes. Los dedos se adaptan a la nueva superficie trasera de aluminio, idéntica en tacto a las pieles de un MacBook Air, recta en la parte central y redondeada en los marcos, mejorando la experiencia de usuario al poder sujetarlo con más comodidad. Una clara ventaja teniendo en cuenta el carácter tan íntimo y personal de un widget como el iPad para con el usuario.

Al poder activarlo por fin mediante iTunes, y como poseedor de un iPhone 4, enseguida noté la diferencia de resolución de la pantalla. Mucho se dijo durante los rumores que aparecían sobre la pantalla del iPad 2 antes de su presentación en San Francisco. Se habló de una posible Retina Display que a tenor se antoja algo innecesaria. Un capricho que muchos pagarían con gusto, pero que desde Cupertino se entiende como un aspecto excesivamente caro que se vería reflejado en el precio final del producto. La diferencia con la Retina Display del iPhone 4 es evidente, sobretodo si uno es usuario del teléfono o de un iPod touch de última generación. Pero nada que no arregle nuestra vista, que se acostumbrará pronto al cambio y sin la menor molestia en cuestión de horas.

La pantalla es inmensa e idéntica a la del anterior iPad, de 9,7 pulgadas en diagonal y retroiluminada por LED con tecnología IPS. La superficie táctil responde aún mejor que en la primera generación, gracias al chip A5 de Apple que aumenta el rendimiento considerablemente. Esto es notorio sobretodo en las animaciones, transiciones y el trabajo que le exigimos al dispositivo en aplicaciones como Safari, Mapas o Twitter, sin ralentizaciones frustrantes o las típicas mallas de contenido aún por cargar. Todo fluye con pasmosa e hipnótica naturalidad.

En ese aspecto ya nos sumergimos en las entrañas del iPad 2, cuyas novedades incluyen un giroscopio como el del iPhone 4, una cámara trasera que graba vídeo en HD 720p de hasta 30 fotogramas por segundo y toma fotografías con zoom digital de hasta cinco aumentos, además de otra frontal para su recomendable uso en FaceTime (cuyo servicio no funciona todo lo bien que debería). Lo cierto es que la calidad de las cámaras dejan algo que desear frente a lo visto en el iPhone 4, sobretodo a la hora de tomar unas fotografías excesivamente granuladas y faltas de contraste.

Queda claro que Apple se ha tomado el incluir cámaras en el iPad como una necesidad básica a la hora de subir fotos o vídeos de cosecha propia a la red, o simplemente ofrecer videoconferencias de una calidad media que no entorpezcan el rendimiento de la conexión. Sin duda, y pese a que es capaz de ello, el iPad 2 no está hecho ni para tomar fotografías ni para grabar vídeos, o eso es lo que parece decirnos tanto Apple como el propio iPad con su incómodo tamaño para tales tareas.  Decisión técnica –la de no escatimar en gastos a la hora de incluir cámaras– algo discutible, pero que no se antoja demasiado grave frente a la usabilidad real del aparato, y que en mi caso se reduce al trabajo y navegación en la web.

Fotografía tomada desde la cámara trasera del iPad 2

Es en ese aspecto donde la mejora de rendimiento en el iPad 2 también se hace notoria. Safari vuela más que nunca y las páginas se cargan sin ningún tipo de problema aparente, dejando a un lado las cuestiones sobre Flash y Adobe que todos conocemos. La navegación resulta más rápida e intuitiva, sin atascos ni –a riesgo de repetirme– ralentizaciones gráficas entre animaciones o simples reproducciones de vídeos de YouTube embedados en páginas web. El uso de las pestañas también se ve optimizado gracias a la mayor velocidad y memoria del iPad 2, que no necesita cargar de nuevo las páginas que tengamos guardadas en otras pestañas como sí ocurría en la primera generación de la tablet de Apple.

En términos generales, el iPad 2 no es más que lo que Apple nos ha vendido: un aparato más fino y rápido con la posibilidad de poder hacer FaceTime, y cuya sorprendente batería tiene una duración aproximada de 10 horas. Pero la experiencia de usuario, íntima y personal, casi como si la letra “i” que encabeza el nombre de cada genialidad que se saca de la manga Steve Jobs se materializase en un producto propio, sigue siendo la misma que la de la primera generación. Si eres fan de Apple o de la tecnología más puntera, no hay más que hablar: hazte con un iPad 2 en cuanto vayan reponiendo stock.

Si el incremento de la velocidad y rendimiento, la inclusión de las cámaras, FaceTime y diseño más delgado del tablet  no parecen ser tus prioridades, entonces deberías aprovechar las ofertas que se están viendo por el primer iPad. Al fin y al cabo, esas son las novedades más destacables de esta segunda generación de iPads.

4 pensamientos en “Analizamos el iPad 2: Pasamos un fin de semana con la última creación de Apple

  1. Sí, son fotos del iPad 2. La cámara frontal no se ve porque se confunde con el marco dados los niveles de iluminación de la fotografía, y el altavoz está en el otro lado del aparato.

  2. Pingback: No todo es oro lo que reluce: Encuentran problemas en las pantallas de algunos iPad 2 | Apple Adictos

  3. bueno primeramente gracias a apple adictos pude darme cuenta de los fallos en la pantalla de mi ipad y lo lleve a la tienda donde lo compre y que ellos no podian hacerme la devolucion por haberle registrado ,bueno me dijeron que vaya a un servicio autorizado y hay no tuvieron ningun problema en hacerme el cambio bueno de momento como todavia no me lo entregan el nuevo ya veremos ya os ire contando saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>