Especial: Final Cut Pro X, una vuelta a los orígenes

Finalmente, Apple presentó su nueva versión de Final Cut ante los asistentes del SuperMeet organizado en Las Vegas. El famoso programa de edición de video, orientado a profesionales y usuarios avanzados, es toda una revolución. Final Cut Pro X, llegará en Junio y será distribuido a través de la Mac App Store a un precio de 299$.

Final Cut Pro X, ya está entre nosotros. Ayer se presentó en sociedad en un evento especial organizado por Apple centrado en su producto (algo poco habitual en la Apple de antaño, pero que está empezando a cambiar en la Apple de nuestros tiempos). Y sí, tras los rumores y filtraciones acerca de las novedades que podría incluir, la espera a merecido la pena.

Y es que Apple ha cuidado muchísimo esta versión de Final Cut. Sin ir más lejos, nos encontramos con que los chicos de Cupertino han reescrito el código de la aplicación desde cero, para otorgar la máxima compatibilidad con los sistemas de 64 bits y los procesadores más potentes. Final Cut Pro X, ahora será compatible con las CPU más rápidas del mercado, así como con las tecnologías incorporadas desde los inicios de Mac OS X Snow Leopard, como Grand Central Dispath (que permite administrar operaciones basadas en la ejecución de trabajo multihilo de las CPU con varios núcleos). Ahora, los ordenadores más potentes de la empresa de la manzana, como los Mac Pro de hasta doce núcleos, podrán disfrutar de una experiencia completa diseñada expresamente para ellos.

  • Una buena ración de novedades

“Es algo tan revolucionario como cuando se anunció la primera versión de Final Cut en 1999″ Y de hecho, está diseñado para ello. Las intenciones de Apple son muy claras en este aspecto, y es que quieren sacudir los cimientos del sector audiovisual de la mejor forma posible. Y siguiendo con su filosofía, es la de crear un producto tan redondo y completo como lo fue el primer Final Cut. Las mejoras introducidas en Final Cut Pro X están pensadas para favorecer la carga de trabajo al usuario, así como para facilitar las tareas rutinarias y más habituales.

Para empezar, Final Cut Pro X, como hemos dicho, está construido y diseñado en 64bits y Cocoa (tecnologías y librerías propietarias de Apple) para aprovechar las arquitectura de los ordenadores más potentes y modernos. El rendimiento se traduce en la satisfacción del usuario, y para ello, Final Cut Pro X es compatible y hace uso de una variedad de tecnologías como Core Animation, Grand Central Dispatch y Open CL. El uso de este tipo de tecnologías y el aprovechamiento de las nuevas arquitecturas, permitirá el manejo con soltura de vídeos en formatos de alta resolución (hasta 4k) sin despeinarse. Para que os hagáis una idea, los másters de las películas y los anuncios de televisión, en su mayoría, se guardan a dicha resolución (dos veces más grande que la que soporta un Blu-ray, conocida como Full HD).

La interfaz ha sido renovada. Ahora es mucho más coherente con otros productos de edición de Apple, conservando ese toque característico. El aspecto en general nos podrá recordar a iMovie, y ojo, se parecen bastante (la distribución gráfica es casi idéntica). Pero que se parezcan físicamente (casi son hermanos) no quiere decir que este Final Cut Pro X sea una versión mejorada del programa de edición de video incluido dentro de iLife, y es que no tienen nada que ver. iMovie es una aplicación orientada al mercado doméstico, y Final Cut Pro X va mucho más allá, intentando captar la atención del mercado profesional.

La comodidad en Final Cut Pro X es la base de todo, y ahora, cuando importemos o capturemos cualquier tipo de contenido, el programa detectará automáticamente el balance de color, la estabilidad general de la imagen y la limpieza del audio, y la modificará para sacar el máximo rendimiento a la fuente introducida. Aunque suene algo invasor para el usuario, el proceso se hará de una forma cómoda, por si queremos editar el video a nuestro gusto y no gestionado de forma automática. La importación de contenido se ha visto enormemente mejorada, detectando y organizando ahora Final Cut Pro X nuestros archivos por colecciones (video, imágenes, audio…) La compatibilidad genera de archivos también ha recibido cambios, y es que ahora Final Cut Pro X da por fin soporte a las extensiones AVCHD y H.264. Este tipo de formatos, son los habituales contenedores de archivos procedentes de las actuales cámaras de alta definición, lo que hará que el flujo de trabajo sea más cómodo. Importar, y listo.

La detección de caras y la línea de tiempo magnética (muy parecida a la vista en ciertos programas de iLife), son dos de las novedades más destacadas. La línea de tiempo magnética, evitará que se pisen o desplacen las pistas cuando las arrastremos sobre Timeline, saltando automáticamente hacia una nueva. Estamos seguro que más de uno se ahorrará más de un dolor de cabeza con esta nueva posibilidad.

  • Lanzamiento digital en Junio

Final Cut Pro X, llegará en Junio, y estará disponible mediante la Mac App Store. El precio final será de unos 299$, aunque no sabemos qué conversión nos acabará tocando en España. En Apple Adictos ya estamos deseosos de probarlo, y saber la opinión de los usuarios más activos de este tipo de programas de edición profesional. Cuando la versión definitiva salga a la venta, estaremos encantados de compartir nuestras impresiones con vosotros.

 

 

Fuente: 9to5mac.com, Photographybay.com, theloop.com

Un pensamiento en “Especial: Final Cut Pro X, una vuelta a los orígenes

  1. Pingback: Final Cut Pro X podría estar disponible la semana que viene en la Mac App Store | Apple Adictos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>