Análisis – Nuevo Apple TV: el complemento perfecto

 Es uno de los productos y dispositivos más desconocidos de Apple por parte del gran púbico. El Apple TV, el pequeño media center de la manzana, quizás no sea el disco duro multimedia que muchos ansían y buscan, pero lo cierto es que es el complemento perfecto para todos los usuarios de iOS y Mac. ¿Tienes un iPad? ¿Tienes un Mac? Pues presta atención a nuestro análisis especial.

El Apple TV. El hobby de Apple. El pequeño de la familia. El dispositivo al que muchos usuarios de la manzana, menos atención le prestan, y del que el mismo Tim Cook (CEO de Apple) reconoce estar enamorado y sin el cual, “No puede vivir”. Aunque en el pasado hemos repasado alguna vez sus pros y sus contras, lo cierto es que el producto de la manzana, pensado para hacer de nexo de unión entre la televisión y el ecosistema de dispositivos de Apple, es el gran desconocido. El Apple TV lleva varios años entre nosotros, con varias encarnaciones, generaciones y revisiones a sus espaldas. Con el paso del tiempo, y pese a que sigue teniendo una posición secundaria dentro del line-up de la compañía, lo cierto es que ha ido haciéndose un hueco por méritos propios, sabiendo perfeccionar sus carencias y adentrándose como punta de flecha y avanzadilla para la conquista audiovisual del salón por parte de Apple.

Nuevo Apple TV

A día de hoy, son muchos los usuarios que buscan un disco duro multimedia con el que complementar o sustentar su entretenimiento y ocio audiovisual. Un buen dispositivo con el que cimentar su nuevo televisor de alta definición o su home cinema. Actualmente, el panorama nos ofrece cientos de miles de opciones diferentes, de las más variadas calidades, diseños y prestaciones. De hecho, es tal la avalancha de productos de similares características, que el consumidor muchas veces acaba errando en su elección, confundido ante parámetros que en ocasiones, escapan de su comprensión. Aunque el Apple TV compite en una liga distinta, es más un complemento que un producto absolutamente independiente por sí solo, lo cierto es que se revela como la opción perfecta. ¿Por qué? Es muy fácil. ¿Tienes un iPad, un iPhone o un iPod touch? ¿Disfrutas de tu Mac o piensas comprarte uno en un futuro? ¿Sí? Pues ahí tienes la respuesta.

  • Apple TV: Reducido en tamaño.

El Apple TV es realmente pequeño. Nada más sacarlo de la caja (incluso dentro de ella), seremos conscientes del pequeño tamaño del dispositivo, que apenas ocupa espacio allá donde lo queramos colocar o enchufar. Sus reducidas dimensiones (2,3cm x 9,8cm x 9,8cm) lo hacen ideal para colocarlo en cualquier hueco del salón, ya sea cerca de la pantalla de televisión, debajo o sobre el equipo de música o próximo al DVD. Da lo mismo. No te ocupará demasiado sitio. De hecho, la única limitación será la longitud del cable HDMI o la proximidad a la que tengas la conexión a la red eléctrica. Lo demás, es puramente secundario, y adolecerá más a motivos estéticos que a otra cosa.

Y es que el Apple TV es un dispositivo muy cuidado en cuanto a diseño. Negro por completo, con la sempiterna manzana (acompañada de las siglas “TV”) en su parte superior, y con las salidas justas y necesarias en su parte posterior (toma de corriente, salida Digital óptica, salida HDMI y entrada Ethernet) el pequeño media center de Apple es un receptor audiovisual con un aspecto intachable.

Olvidad cualquier parecido con los discos duros y demás sistemas de similares (o incluso superiores) características. Ni en materiales, ni posiblemente en diseño, el Apple TV tenga competencia directa. ¿Si nos hubiera gustado más en aluminio o con un acabado metalizado? Sin lugar a dudas. Pero el Apple TV cumple dos máximas que son la ley en cualquier salón o sala audiovisual que se precie: es pequeño, tiene un diseño exquisito y está bien construido.

  • Apple TV: Sencillo de entender

Poner en marcha nuestro nuevo Apple TV es algo muy sencillo. Solo tendremos que conectarlo a la corriente, enlazarlo a nuestro router (por Wifi o Ethernet) y enchufarlo a nuestro televisor de Alta Definición. Apple se ha encargado (como siempre) de que estos sencillos pasos sean casi automáticos, detectando el dispositivo la resolución óptima a la que trabajar, preguntándonos por nuestro Apple ID para sincronizar nuestra cuenta o actualizándose casi sin darnos cuenta. El proceso es muy cómodo y práctico, y en poquísimos segundos, estaremos delante de la nueva interfaz diseñada para la ocasión. El nuevo menú de navegación del Apple TV ha suscitado una gran polémica desde su presentación. En contra de las interiores interfaces (plagas de texto), el Apple TV muestra una interfaz muchísimo más visual y llamativa, plagada de iconos y aplicaciones.

En la barra superior tendremos las últimas novedades presentes en la iTunes Store, auspiciadas por diversos carteles de películas de los más variados géneros. Un poco más abajo, y antes de llegar a las aplicaciones de terceros,  veremos cuatro grandes iconos. El primero, en azul, será el de “Películas”. Si pinchamos, nos llevará al menú propio de la iTunes Movie Store, donde encontraremos los últimos estrenos, las películas más descargadas o las mejor valoradas. La segunda opción “Música”, de color naranja (al igual que la app de iOS), nos invitará a sincronizar nuestra cuenta de iTunes Match para disfrutar de nuestras canciones, grupos o artistas preferidos, y así escucharlos directamente desde la nube de Apple, iCloud. Por último, tendremos “Ordenadores” y “Ajustes”. La primera, permite que enlacemos nuestro Mac o PC con iTunes al Apple TV mediante AirPlay y “Compartir en Casa”, sincronizando nuestras listas de reproducción y archivos multimedia almacenados en el ordenador, sin necesidad de cables. “Ajustes”, por su parte, nos abrirá las puertas a la configuración del Apple TV. En este menú, podremos modificar desde la resolución al tiempo de reposo, pasando por el sonido, así como si así lo queremos, restablecer los ajustes de fábrica.

El resto de aplicaciones de terceros, también es bastante interesante. Principalmente, tendremos la correspondiente a la MLB (La liga profesional de béisbol estadounidense), la del Wall Street Journal, la de los portales de vídeo Youtube y Vimeo, la centrada en el portal de trailers de Apple, la de Flickr y la correspondiente a Fotos en streaming (que nos mostrará las últimas 1000 fotos que hayamos realizado con nuestro iPad, iPhone o iPod touch). Tanto la aplicación de Youtube como la de Vimeo, permanecen prácticamente intactas en comparación a versiones anteriores, siendo la del portal de trailers de Apple una de las más curiosas. Actualizada al momento, la app nos brindará la posibilidad de ver cualquier de sus cientos de trailers en alta definición 1080p sin corte o problema alguno. La calidad es poco menos que sobresaliente.

La interfaz Cover Flow estará presente durante la reproducción y navegación en el nuevo Apple TV.

¿Es buena o mala la interfaz? En líneas generales, y en contra de lo que muchos usuarios critican y esgrimen, nosotros creemos que el cambio es a mejor. El Apple TV ahora parece más un dispositivo iOS que nunca. Atrás quedaron las opciones y menús atiborrados de texto o las pocas referencias visuales de las que se hacían gala antes. Ahora, el pequeño media center de la manzana es más claro y directo, apoyándose en las referencias al sistema operativo presente en el iPad o el iPhone. Cualquier usuario que haya usado o tenga cualquiera de estos dispositivos, se moverá como pez en el agua por el nuevo Apple TV. Desde su parca y elegante disposición de pistas reproducidas (con una portada de disco que irá girando de un lado a otro de la pantalla para evitar quemados en las pantallas de plasma) a sus bien desarrollados fondos de pantalla, el Apple TV y su interfaz sigue la línea de la sencillez y la ausencia de ostentación propia de Cupertino. Es el minimalismo bien entendido. Y eso, entra por los ojos.

  • Apple TV: El poder de AirPlay

Es, sin lugar a dudas, la característica más llamativa y la que más “Wow” por minuto creará en tus visitas y familiares.  El nuevo Apple TV continúa la línea marcada por su predecesor, y es plenamente compatible con AirPlay, el protocolo inalámbrico de Apple. Con AirPlay, podremos compartir cualquier contenido que tengamos en nuestro iPhone, iPad o iPod touch, desde una simple foto, a una canción, pasando por una película o vídeo casero. La facilidad es pasmosa. Simplemente tendremos que ir a la aplicación que queramos ver en la pantalla grande o en nuestros altavoces (por ejemplo, la app “Música” o la de “Fotos”), y presionar el icono de AirPlay (una pequeña tele con una flecha en su interior que aparecerá automáticamente cuando sincronicemos nuestro Apple TV a la red Wifi local). Ahí, seleccionaremos nuestro Apple TV y listo. A toda pantalla. Y al máximo volumen. Más sencillo imposible.

La duplicación de pantalla con AirPlay es una de las mayores bazas del Apple TV.

AirPlay también funciona con la mayoría de videojuegos de la App Store. Títulos como Real Racing HD 2, MetalStorm o Ducati Challenge HD, soportan dicho protocolo inalámbrico, con lo que podremos jugar en pantalla grande utilizando nuestro iPad o iPhone como controlador y segunda pantalla. El resultado es bastante impresionante, ya que habrá juegos que no tengan demasiado que envidiar a algunos de los videojuegos actuales presentes en las consolas de sobremesa. Y quién dice videojuego, dice aplicaciones tan conocidas y queridas por todos los usuarios, como Spotify. En Apple Adictos hemos realizado sendas pruebas con el conocido programa de suscripción musical por streaming, y no podíamos estar más contentos. Se acabó eso de estar pendientes de grabar pendrives USB o de meter el disco en la minicadena. Un par de gestos en la pantalla de tu iPad o iPhone, y a disfrutar de la música. Y lo que es mejor: sin interrupciones.

Pero quizás el mayor punto a favor de AirPlay y el Apple TV, es la duplicación de pantalla. La nombrada como “Reproducción en espejo” nos permitirá, en caso de tener un iPad 2 o un iPhone 4S, duplicar la pantalla de nuestro dispositivo iOS en la del televisor con todo lujo de detalles. Desde la home screen, a cualquier aplicación, pasando por la navegación en Safari, quedará reproducida fielmente en el televisor. Da lo mismo si giramos la pantalla o si hacemos “zoom” en alguna fotografía o página web, pues los gestos multitáctiles que realicemos, serán retratados también. Y no solo estamos hablando de dispositivos iOS. En un futuro (y con futuro nos referimos a unos pocos meses, concretamente a finales de verano), el entorno Mac también entrará en la ecuación. Con OS X Mountain Lion, el nuevo sistema operativo de Mac, podremos realizar la consabida “Reproducción en espejo”, mostrando todo el contenido que tengamos en nuestro ordenador en el televisor del salón. Y cuando decimos todo, es absolutamente todo. Desde el escritorio, pasando por las carpetas, a las aplicaciones que tengamos instaladas o a los vídeos y películas que tengamos en nuestro iMac, MacBook Pro o MacBook Air.

  • Apple TV: Gran calidad audiovisual mediante streaming

Tras el pequeño repaso al aspecto físico y a las posibilidades del Apple TV, centrémonos en uno de los apartados más importantes de cara a los usuarios que decidan apostar por la solución de la manzana. su calidad audiovisual. Como bien sabréis, la actual generación del Apple TV ya es compatible con los 1080p, y eso, se nota. En su momento realizamos varios especiales donde hablábamos de la resolución atesorada por los nuevos vídeos disponibles en iTunes, y donde destacábamos las importantes mejoras introducidas en la codificación, que permitían vídeos de mucha más definición y calidad sin necesidad de pesadas descargas o cargas eternas mediante streaming. Y es que, el Apple TV, a diferencia de otros centros multimedia, no tiene un disco duro propiamente dicho. Nos explicamos. El Apple TV, al igual que su anterior generación, sí dispone de un pequeño disco duro de 8GB, pero no es accesible de forma legal, y no permite almacenamiento de ningún tipo de cara al usuario. Entonces, ¿cómo funciona y cómo reproduce los contenidos audiovisuales el dispositivo de Apple? Mediante streaming.

Con el Apple TV, todo lo realizaremos vía internet, sin necesidad de descargas o transferencias pesadas de archivos de ningún tipo. ¿Queremos escuchar música? Pues desde iTunes Match o con AirPlay desde un dispositivo iOS (o Mac). ¿Nos apetece ver una película? Pues la compramos o alquilamos desde iTunes o la reproducimos inalámbricamente desde el iPad, el iPhone o desde el Mac. Esto, que puede parecer ciencia ficción, funciona, e incluso contando con grandes y pesados archivos en alta definición 720p/1080p para las pruebas pertinentes, debemos decir que no hemos encontrado problemas alguno. Durante el análisis, comprobamos un capítulo de la popular serie de Juego de Tronos en HD 720p y con subtítulos (en formato .srt) enviados desde el iPad 2 al televisor vía AirPlay, no hubo ni un solo corte. Para ser justos, lo probamos convirtiéndolo primero al formato de Apple (algo engorroso, dicho sea de paso) y luego, desde la “Reproducción en espejo” con la aplicación AV Player HD. En ambas ocasiones, tanto el sonido como el vídeo, fueron reproducidos sin el menor fallo. Queriendo rizar el rizo, nos propusimos realizar la misma prueba desde Youtube. Buscamos un vídeo en HD (concretamente, el siguiente) y probamos a reproducirlo en el Apple TV usando AirPlay. Una vez más, cero problemas. Ni un solo corte.

En cuanto a las películas suministradas por la propia tienda digital de Apple, ni una sola pega. Probamos Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio en HD, y pese a que la calidad audiovisual que ofrece iTunes no llega a la mostrada por un Blu-Ray (ni en imagen, ni mucho menos en sonido), la alta definición 1080p es bastante interesante para todos aquellos clientes, usuarios o espectadores, que busquen una buena experiencia en alta definición rápida e instantánea. Obviamente, la calidad de nuestra línea y de nuestra conexión a internet será absolutamente determinante (conforme mayor sea el ancho de banda que tengamos contratado, mayor velocidad de carga tendremos), pero en la mayoría de los casos, no creemos que encontréis demasiados problemas en dichos menesteres. Los 1080p, se notan. La inclusión del nuevo procesador A5 en la actual generación del Apple TV parece determinante para mover con soltura resoluciones semejantes, y aunque haya escépticos que refuten dichas diferencias visuales, tanto en las películas, como en la consistencia de imágenes o fotografías, el aumento de resolución es clave. Y diríamos que vital.

  • Conclusiones finales: un paso más hacia la perfección

El nuevo Apple TV nos ha dejado absolutamente sorprendidos. Condensa muchas de las bondades que debe tener un buen dispositivo multimedia, y ofrece el eslabón final en la cadena de dispositivos iOS y ordenadores Mac que pueblan nuestros hogares. Es el nexo de unión entre iOS, OS X y nuestro televisor. Es la última parada de Apple en la sala de estar y en el televisor, y a simple vista, ofrece todo aquello que le podemos reclamar. El nuevo Apple TV soluciona algunos de los fallos de la anterior generación (duplica la resolución hasta llegar a los 1080p), pero sigue arrastrando defectos para un grueso de usuarios que seguirán viéndolo como un dispositivo extremadamente limitado. No obstante, todos conocemos las limitaciones derivadas de los formatos de vídeo de Apple, y como es lógico, aquí no han desaparecido. Pero no os equivoquéis.

Si tenéis un iPad, un iPhone o un iPod touch, y disfrutáis e invertís gran parte de vuestro ocio alrededor de ellos, el Apple TV está especialmente diseñado para magnificar y aumentar la experiencia que atesoran esos dispositivos. Es un amplificador total. Da lo mismo si queremos compartir una foto, una canción, un videojuego o una película. Lo podremos hacer. Si lo tienes, lo podrás compartir. AirPlay es un protocolo excelente, y el Apple TV es esencial para comprender la magnitud del mismo. Y con la próxima salida de OS X Mountain Lion en verano, seremos más conscientes de ello.

El Apple TV quizás no es un dispositivo redondo por sí solo (a la idea o al hobby de Apple todavía le queda mucho camino por recorrer), pero lo cierto es que sí es el complemento ideal o perfecto para cualquier usuario de la manzana. Lo cual no es poco.

11 pensamientos en “Análisis – Nuevo Apple TV: el complemento perfecto

  1. Pingback: El supuesto televisor de alta definición de Apple podría llamarse “iPanel”

  2. Pingback: Anónimo

  3. Pingback: Apple lanza una actualización para el Apple TV arreglando algunos fallos y añadiendo previews de las películas en HD

  4. Me parece un excelente dispositivo, yo creo que todo lo de Apple es genial ,ya hace parte de nuestra vida.
    Yo también me considero adicto a Apple.

    Saludos

  5. Hola, no puedo hacer el modo espejo entre mi i pad II y el appletv última generación. En cambio si se escucha el sonido en el televisor. Podéis hecha reme una mano. Gracia

  6. Muy interesante la review Alberto! Pero hay una duda que me carcome por dentro y que dejas con las puertas abiertas. Se podrá reproducir el contenido de mi iMac o de mi MacBook a modo de espejo? o eso son utopías?

    Enhorabuena!

  7. tengo un appel tv esta sincronizado con wi por mediacion de mi mac pero a la hpora de ver peliculas estas demoran en cargar y cuando estas mas emocionado para para volver a cargar increpe a mi proveedor sobre la velocidad de mi internet y le realizamos un tes y estos son los resultados :
    17.28Mb/s (download) 1.08 Mb/s (upload y Ping 48ms y su respuesta es que la velocidad no es el problema y no se que mas hacere

  8. Instale el Apple TV y veo las películas pero solo al tres cuartos de mi pantalla de mi tv como puedo ponerlo a toda la pantalla de mi tv

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>