[Dos en un garaje] iCloud merecerá la pena

Si echáis la vista atrás, os sorprenderéis con lo rápido que avanzan las cosas en el mundo de la informática. Es cuestión de sentarse, y ver como hemos adoptado diferentes soluciones al eterno dilema: ¿Cómo paso/guardo/copio mis archivos o documentos de la mejor manera? Respuesta corta: iCloud. ¿Respuesta larga? Disfrutad de nuestro artículo de hoy.

Muchas veces habréis escuchado eso de “¡Hay qué ver como avanza la tecnología!”. Aunque no podemos negar de que se trata de un concepto algo trillado y bastante manido, la verdad es que tiene su punto verídico. Los usuarios, incluso los más avezados, nos encontramos que el entorno de la informática y la tecnología, la mayoría de las veces, corre a unas velocidades de las que no somos del todo conscientes hasta que experimentamos nosotros mismos los cambios. Cuando un sistema parece reinar, siempre sale otro, mejor, con mejores características, que lo sustituye. Pero muy pocas veces, podemos asistir a un cambio de paradigma tan grande, como el que podremos experimentar con la salida de iCloud.

Apple siempre se ha caracterizado por ir un paso (o dos) por delante de una industria algo reacia a los cambios bruscos (casi siempre por motivos comerciales, que no ideológicos). Sus apuestas de futuro, suelen convertirse en verdaderos estándares al poco tiempo de irrumpir, siendo su primer paso, el definitivo a la hora de cambiar un ciclo o edad en casi cualquier mercado en el que penetran. Pasó con la informática, pasó con la música, pasó con la telefonía móvil, pasó con los tablets y dentro de poco, en plena era Post-PC, pasará con los servicios en la nube.

iCloud es un servicio, que a estas alturas del partido, seguro que conoceréis. Enumerar sus características, cualidades o precios, quizás parezca un poco repetitivo. Podríamos incluso definirlo, como el servicio definitivo por parte de Apple. Como ese que englobará, guardara y copiará nuestros documentos, archivos, fotos y canciones de la manera más segura posible en la nube. No sería descabellado nombrarlo como una especie de caja fuerte, que estará siempre acompañando al usuario, que podrá acceder a aquello que guarde en ella, de la manera más cómoda, rápida e instantánea.

El inminente sistema basado en la nube de Apple, que llegará en algún momento del próximo Otoño, promete ser toda una revolución para el usuario. Y seguro, que no sois consciente de ello. ¿Habéis pensado en que podría significar un nuevo paradigma en el envío y la copia de archivos? Echad, como decíamos al principio del artículo, la vista atrás. Hace quince años, el soporte para las transacciones de archivos, era el disquete. Funcionaba, pues era cómodo de llevar y no hacía falta esperar demasiado para grabarlos. Más tarde, hace unos diez años, todo el mundo grababa los documentos en CD. Ya fuesen fotos o archivos de texto. Era algo común, simple, y por aquella época, ya empezaba a ser barato. Al poco tiempo de comenzar a usar el CD como un sistema básico para la escritura de datos, llegó el DVD, que era de idéntico uso, y además, ofrecía más del doble en términos de capacidad.

Ahora, es bastante común ver como casi todo el mundo, usa pendrives o “pinchos USB”.  Y en cierta manera, es lógico. La conexión es todo un estándar, y se ofrecen memorias USB de gran capacidad, por precios muy baratos. Cualquiera puede llevar consigo capacidades que oscilan entre los 8 GB y 32 GB. Pero casi sin saberlo, estamos viendo como este tipo almacenamiento y transporte de archivos, podría llegar a su fin. Y muchísimo más pronto de lo que esperamos. ¿Por qué? Porque sigue exigiendo un ordenador del que depender. Con los pendrives USB, seguimos teniendo la obligación de insertar nuestro dispositivo o contenedor, en un PC o Mac. En un ordenador con el que debemos copiar y sincronizar los datos que queramos transportar o compartir. Hace unos años podría ser algo normal y tolerable, pero dado el cambio de escenario que estamos viviendo en el mundo de la informática, que cada vez es más móvil y maleable, sigue siendo un vestigio del pasado.

Apple, con iCloud, nos propone una liberación absoluta. Ya no habrá que estar encadenados a un PC o Mac. Podremos tener cualquier archivo que hayamos subido y sincronizado con iCloud en cualquier momento y lugar. Da lo mismo que accedamos desde un iPad, que si lo hacemos desde un iPhone o un iPod. Podemos tener nuestro trabajo, presentación, dibujo o fotografía, calendario o agenda al instante. iCloud será nuestra particular “gran llave USB” que podremos llevar sin tener que cargar con ningún trasto físico extra. iCloud será el principal baluarte de Apple en lo que definimos como era “Post-PC”. Se acabó depender de ningún ordenador o computadora. El sistema ha cambiado, y la verdad, creemos que para bien. Internet será el nuevo vehículo común para transportar, copiar o transferir datos a gran velocidad, siendo iCloud, su mejor representante.

iCloud merecerá mucho la pena. Automáticamente, todos los usuarios con Apple ID, contaremos con 5 GB, que podremos ampliar de manera exponencial pagando determinadas cuotas anuales. iCloud se nos presente como un centro definitivo, como un verdadero cerebro en el que guardar todo nuestro contenido, teniendo la posibilidad de acceder a todo de manera continua y sencilla. Muy pocos servicios pueden decir u ofertar eso. iCloud, otorgará una libertad inusitada a todos los poseedores de un iPhone o un iPad, que verán como sus dispositivos, se convierten en verdaderos equipos multifuncionales con los que interactuar, trabajar o disfrutar.

iCloud, en cierta manera, será nuestra carta de libertad. La carta de libertad para desenvolvernos a nuestro libre albedrío en un mundo Post-PC. La tecnología, sobre todo con Apple, avanza muy rápido. Como las nubes en el cielo.

Alberto González

Foto: AiMac (Flickr) Dekuwa (Flickr)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>