[Dos en un garaje] Especial Amazon y Kindle Fire: ¿No son una amenaza?

Dentro de unos días (15 de noviembre), se pondrá a la venta el primer tablet de Amazon en los Estados Unidos, la nueva Kindle Fire. Presentado hace poco más de un mes entre gran expectación, este nuevo tablet perteneciente a Amazon, podría ser el primer rival de peso para la supremacía de Apple y el iPad. Aún así, la empresa de la manzana comenta que no le preocupa. ¿Llevan razón?

Actualmente, vivimos en un momento histórico en cuanto a la computación y la informática personal. Los ordenadores de escritorio han dejado de ser las herramientas predominantes en la vida de los usuarios, produciéndose un salto hacia la movilidad que nos llevó a los portátiles y más recientemente, dejando paso a los smartphones y los tablets. Estos últimos dispositivos, más manejables, ligeros y potentes que nunca, han comenzado a ocupar el tiempo libre (y el espacio laboral) de las vidas de millones de personas alrededor del globo.

Esta era, denominada Post-PC, ha comenzado a tambalear los cimientos de una industria que llevaba más de 30 años utilizando casi los mismos conceptos y elementos, siendo sustituidos en el mejor de los casos, por mejoras en el aspecto y en la potencia de los equipos y sistemas que alimentan y diseñan desde entonces. La irrupción de las tabletas no es algo nuevo, pero sí muy reciente. Quizás, hasta la llegada de Apple en 2010 con el iPad, muchos no pensaban en la importancia de una herramienta de semejantes características. Cierto es, no obstante, que había decenas de tablets, que al fin y al cabo, eran PC portátiles con pantalla táctil y poco más. Pero no terminaban de funcionar o encontrar un mercado real. Apple, conocedora  y experta en revolucionar y reintentar soluciones adaptadas por y para todos los públicos, llevó el germen del iPhone, su pantalla táctil y el consistente sistema operativo iOS, a su particular tableta. Funcionó. Y de una manera, que cambiaría la informática como nadie había imaginado.

Amazon, por aquél entonces, triunfaba (y lo sigue haciendo) con la venta de libros en dos campos muy diferentes: los físicos, y los digitales. Los e-Books, y en concreto, la gama Kindle, dispositivos equipados con pantallas monocromáticas de tinta electrónica ideales para la lectura, eran y son, uno de los puntales básicos de su negocio. Amazon, en la actualidad, vende millones de libros electrónicos, que se colocan a buen precio, y permiten a los usuarios de sus redes y sistemas, disfrutar de la lectura en cualquier lugar y bajo cualquier circunstancia. Cuando Jeff Bezos, CEO y fundador de Amazon, presentó hace apenas un mes y medio su visión de lo que sería un tablet bajo el prisma de su empresa, muchos comenzaron a verlo como el inmediato y casi seguro iPad-killer, una término utilizando en ocasiones anteriores con poco o ningún reparo, y que solía terminar en el mejor de los casos, en un sonoro fracaso con cada intento de la competencia.

Pero, ¿es realmente el Kindle Fire un tablet al uso? ¿Es un verdadero tablet creado para competir con el iPad? El Kindle Fire, en cierta manera, es un tablet. Se amolda a su definición más básica. Pantalla táctil y a color de gran pulgada, interfaz propia, conectividad a diferentes redes… Pero si nos ponemos a medir y a recapitular, el Kindle Fire, no es un dispositivo análogo al iPad. No al menos, como hemos estado viendo hasta ahora. Gadgets como la Motorola Xoom, la Galaxy Tab de Samsung o la miríada de máquinas de bajo coste equipadas con Android o Windows 7, son más parecidas en cuanto a funcionalidad y uso con respecto al iPad, que el mismo tablet de Amazon. Pero, ¿por qué dicen que puede competir con la creación de Apple de una manera directa?

A día de hoy, nadie ofrece tantos contenidos como nosotros. A nuestro nivel, somos como la Coca-Cola en dicho aspecto. Y no hay ninguna Pepsi a la vista.” Jeff Bezos, CEO de Amazon

Pues, aparte de la temática relacionada con el precio (199 dólares o 150 euros al cambio), quizás, por lo que parece que será la gran guerra del futuro: los contenidos. Amazon es, a grandes rasgos, el principal o uno de los principales suministradores de contenidos digitales y multimedia en Estados Unidos. Su oferta lo engloba todo: desde canciones y álbumes de música a series de televisión, pasando por películas, revistas, libros o videojuegos. Kindle Fire, está pensado, diseñado y creado, para nutrirse de ese impresionante catálogo digital. Está introducido dentro de la oferta de Amazon como una pieza fundamental. Como un satélite que orbitará alrededor de la completa carta de contenidos de la empresa de Jeff Bezos. Ya lo dijo él mismo en su presentación del pasado septiembre: “A día de hoy, nadie ofrece tantos contenidos como nosotros. Somos la Coca-Cola en dicho aspecto. Y no hay ninguna Pepsi a la vista.” La filosofía de Amazon es parecida a la de Apple en cuestiones de control de contenidos. Es decir, utiliza nuestros catálogos y portales de contenidos digitales en nuestros mismos productos. Y ambas empresas, han tenido sendos beneficios siguiendo dicha premisa. Les funciona. Amazon goza de unas ventas dignas de estudio con su tienda Kindle, y espera repetir la fórmula, esta vez, a todo color. Apple, en cambio, tiene dos tiendas digitales enormes (App Store e iTunes) que día a día, se consolidan como el centro neurálgico del entretenimiento y el uso de los productos con iOS. Y es aquí, donde radica el siguiente punto, que puede alejar al Kindle Fire del aura del iPad, y por tanto, no hacerlo ni convertirlo en una competencia real.

A día de hoy, el iPad, es una herramienta versátil. Sus aplicaciones y su diseño alrededor del sistema operativo propio de Apple, iOS, le facilita su movilidad y uso en las más variadas tareas. Es algo que siempre hemos defendido desde estas líneas, y en que nuestro caso particular, podemos comprobar día a día. En definitiva: es algo más que simple reproductor multimedia de gran pulgada, algo a lo que aspira sin ningún tipo de pudor (ni que tuviera que tenerlo) el tablet de Amazon. Pero en estos momentos, Android, la otra cara de la moneda en cuestiones de software en este peligroso y encarnizado mercado de los tablets (y en el de los smartphone), pese a contar con una gran presencia en los mercados y garantizar un crecimiento más o menos estable (que quizás se dispare durante las próximas navidades), es actualmente una plataforma terriblemente fragmentada. ¿La prueba? El nuevo Kindle Fire, usa una versión modificada y absolutamente diferente de las existentes en Android. Es decir, Amazon ha tirado de una versión Android 2.2 (Froyo) modificada y adaptada del sistema operativo de Google para arrancar y hacer funcionar las apps desarrolladas, pero que parece intentar distanciarse de lo visto en cuanto a funcionalidades.

¿Qué opina Apple de todo esto? Pues que les beneficia. La segmentación del mercado en Android, con tantos dispositivos, sistemas operativos, versiones y características técnicas distintas, les favorece. ¿Por qué? Por la razón principal: el desarrollo de contenidos. Apple ofrece una base sólida (iOS), común a todos sus dispositivos portátiles, como son el iPad, el iPhone y el iPod touch. Más allá de cuestiones de interfaz o resolución, el núcleo del sistema operativo, y por tanto el desarrollo de cualquier tipo de aplicación o contenido, es idéntico. Esto ahorra tiempo y evita conversiones y engorros a la hora de portar o llevar tu creación o aplicación de un lugar a otro. Preguntadle ahora a un desarrollador de Android, si cree conveniente tener que realizar varias veces el trabajo para convertir su programa de un sistema a otro, estando, en teoría, en la misma plataforma. Seguro que no le hace mucha gracia.

Tim Cook (actual CEO de Apple) y Peter Oppenheimer (director financiero), habían hecho unas certeras declaraciones al respecto durante una reunión con uno de los analistas de Barclays (Ben Reitzes): “Kindle Fire es algo que es muy bueno para nosotros. Cuanta más fragmentación mejor, ya que esto puede acabar con más clientes en nuestra plataforma, que es más estable.” Curioso. Al margen de las guerras termonucleares con Android, Cook ha dicho una gran verdad: el cliente quiere facilidad de uso, acceso y reproducción. Quiere sistemas fáciles que puedan comprender y entender. Y el iPad, ofrece todo eso en grandes dosis y con una presentación inmejorable. 

Aunque el Kindle Fire es un buen intento, lo cierto es que compite en una liga diferente a la del iPad o a la de otras tablets con Android. Su precio es una gran baza, pero el mayor inconveniente, así como su mayor atractivo, es que fuera de Estados Unidos, Amazon no cuenta con un catálogo equiparable en cuanto a contenidos multimedia. No existen. Bezos quizás haya puesto la primera piedra (como lo fue el primer iPhone en 2007) y puede que veamos resultados a nivel global si su nuevo tablet es todo un éxito en territorio norteamericano (cosa que no ponemos ni en duda). Ante tal domino o dentro del mercado de los contenidos, no sería descabellado pensar en una Amazon desarrollando un sistema operativo propio en unos años, y dejando a Google en la estacada, forzando así a los desarrolladores a tomar una decisión escogiendo entre las diferentes plataformas en un hipotético futuro. Si alguien pudiera dar un paso, y provocar la primera gran “escisión” en Android a gran escala, esa podría ser Amazon. Tienen lo más importante, y lo que definirá en muchos enteros el futuro: tienen todo aquello que quieras ver, escuchar o leer. Y eso, a grandes rasgos, es todo.

Alberto González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>